sábado, 7 de junio de 2008

Juego de palabras

Ciudadano, deje de pensar; el Gobierno de España ya lo hace por usted.
Si es de los que creen que un “Hola, hola, felicidades”, es un saludo protocolario de Bush , está usted confundido porque es una Reunión Internacional; Otegui no es lo que usted y yo sabemos, sino un hombre de paz. El Rey no es monárquico, es bastante republicano, que ya lo dijo el presidente Rodríguez; la nueva Formación del Espíritu Nacional no es un intento de dirigir nuestras ideas, sino Educación para la Ciudadanía; las negociaciones con ETA no son tales, son meros encuentros informales. El atentado de la T4 no es un atentado, es un accidente; De Juana no es un asesino, es un hombre que ha cumplido su condena; las tropas no están en Afganistán en medio de un conflicto bélico, sino en misión de paz. La Justicia, no es que no funcione, es que la funcionaria de turno tuvo un esquince.
Con todos estos antecedentes, el trasvase de agua ¿cómo iba a ser una trasvase?, es una conducción. Agua para los amigos y a brindar con montilla, que ya no sé si es un vino andaluz o un andaluz metido a presidente de la Generalitat.
La crisis económica no existe, es una desaceleración. Conducción, desaceleración... ¿se están refiriendo al coche de Alonso?
El aceite de girasol, está malo, pero no es malo; consúmalo, pero no lo consuma y dirija su mirada a Soria, que no es una ciudad castellana, sino el ministro de Sanidad.
Los terroristas del mar , no son tales , sino que son piratas al más puro estilo Jack Sparrow , a los que sólo les falta una bandera con dos tibias y una calavera, parche en el ojo, y lorito al hombro.
Los que dicen gobernarnos juegan con las palabras para no decir la verdad. Parece que en lugar de tener un gobierno de categoría tenemos un gobierno de “scatergori”, porque de eso se trata, de que admitamos pulpo como animal de compañía.

2 comentarios:

Shikilla dijo...

Han hecho del eufemismo su mejor arma, de los circunloquios vacíos, su bandera, y para ellos la palabra no define, no aclara, sino que encubre y enmascara. Vuelven del revés el concepto de claridad, concisión y concretización al no decir nada o mentir, utilizando embaucadoras frases llenas de palabras.

Acertado, como siempre, en tu entrada, un saludo.

Anónimo dijo...

Muy bueno, Ramón, como siempre
Efectivamente, y como dice un amigo común, "ya nada es lo que era"
Hay que reconocer a Zapatero una cualidad : es realmente único para utilizar todo tipo de imágines, modismos, sinónimos, antónimos, lo que se nos ocurra, para no decir nada y para mentir.
Dificil superarle, sinceramente
De nuevo, magnifico artículo
Matilde