lunes, 26 de mayo de 2008

Que lo Cortés no le quite lo valiente

Sr. Juan José Cortés, padre de Mª Luz:

Anda usted recogiendo firmas a fin de presentar al Parlamento la iniciativa de reforma de la ley para que los pederastas vayan a la cárcel y cumplan la pena de cadena perpetua. Mientras viene por esta tierra, vaya por delante mi firma de apoyo transcrita en esta breve carta.

El esguince de una funcionaria es el escudo con el que los políticos pretenden explicarle lo inexplicable: la muerte de una niña de cinco años.

Jamás un esguince produjo tanto dolor y tanto desgarro a la vez.

Dolor en unos padres que jamás superarán la tragedia porque estamos preparados para que los hijos sean quienes entierren a los padres, no al revés. Y menos, de una forma tan trágica.

Desgarro entre la sociedad y la clase política ya que ésta no sabe qué hacer y sigue estancada, en este caso, en lo políticamente incorrecto, sin atreverse a reformar de oficio las leyes para que el asesino tenga lo que se merece y todos deseamos.

La gestión del Ministerio de Justicia, dirigido por el que presume de bermejo, y que se pasó toda la campaña electoral hablando de la “vida en colores” , nos ha devuelto al blanco y negro; el blanco de un ataúd de niña y el negro del luto de unos padres y de una sociedad herida.
Y el esguince también ha provocado un llanto de dolor en un pueblo que se vuelve hacia la Justicia pidiendo justicia, algo difícil de lograr, algo casi imposible porque la justicia no funciona, anda coja. ...Será por el esguince.

PD: Sr. Cortés, siga en la lucha; y lo dicho, que lo cortés no le quite lo valiente.

Atentamente suyo
Ramón Morcillo Valle

2 comentarios:

Julián dijo...

Me ha gustado mucho. Julián

Shikilla dijo...

La Justicia, entre coja y ciega, está hecha un desastre.