viernes, 5 de septiembre de 2008

Garzón EL Justiciero

Estimado Sr. Garzón:

Por lo visto , oído y leído, se ha convertido usted en el nuevo defensor de causas nobles y justas. Podríamos decir, sin que la comparación le ofenda por parecerle retrógrada, que es usted el nuevo Capitán Trueno o el Guerrero del Antifaz. (Tal vez los que se puedan sentir molestos con la comparación sean estos personajes).

Anda usted ahora a vueltas con la Guerra Civil (Incivil más bien, diría yo). Hay quien dice , los bienpensantes, que lo hace para cerrar definitivamente la herida. Pero los malpensantes, gente mala malísima a la que habría que vigilar , creemos que su afán de notoriedad le lleva a ello.

Considerando su interés por desentrañar y solventar los grandes misterios de la humanidad le propongo una serie de causas para que proceda a su investigación profunda ya que tal vez se puedan derivar responsabilidades políticas y penales de las mismas. A mi me tienen preocupado las siguientes causas:

1.- En la época del Conde Duque de Olivares creo que algunos opositores fueron represaliados. Ya sabe, cosas del poder. ¿Quiénes son?, ¿qué fue de ellos?, ¿a quién tenemos que responsabilizar?

2.- Los dinosaurios. ¿Por qué se extinguieron?, ¿quién fue el culpable? , ¿cayó realmente un meteorito?, ¿hay que responsabilizar de ello a algún político de la derecha reaccionaria?

3.- Las cuentas del Gran Capitán, ¿estaban bien hechas?, ¿los gastos estaban debidamente justificados?, ¿pudo haber cometido algún delito de malversación de caudales públicos?, ¿qué grado de responsabilidad tuvieron los Reyes Católicos?

Esto son solo tres temas que me tienen desasosegado y hace que la intranquilidad y la preocupación se hayan apoderado de mi. Ahora , y siempre gracias a usted, nuevo paladín de las causas nobles, se abre un nuevo horizonte ante mi, el de la esperanza. Porque usted, seguro, seguro que dará con los enigmas que me atormentan.

Ya le digo , hay muchos más y oportunamente se los iré remitiendo para que les haga un hueco en su agenda laboral.

Por cierto, que no se le olvide: para no ser injusto en la investigación que está realizando ahora, mire también hacia el otro lado y exija las mismas responsabilidades a los que hicieron las mismas atrocidades pero desde el otro bando. Culpables hay en ambos lados. Y muertos, fusilados, represaliados, masacrados y asesinados también.

En una Guerra Incivil no hay buenos ni malos. Ni vencedores. Sólo hay vencidos. Así tendría que ser la memoria histórica y no como a algunos les gusta interpretarla.


Sin otro particular, y confiando en su buen hacer, atentamente
Ramón Morcillo Valle

3 comentarios:

Matilde dijo...

Muy bueno
Absoluta y totalmente de acuerdo. Yo tenía entendido que no había que "crispar" pero, al parecer, solo crispan los del PP, los "psociatas" no y los jueces estrella menos.
Lamentable, efectivamente, como no hay cosas que hacer en España en temas de justicia, está bien que se pierda el tiempo en esto.
Lo tenemos todo tan controlado.. que, claro, es natural, por eso, precisamente, tu desasosiego sobre la epoca de los dinosaurios debería ser la primera en ser investigada e ir avanzando en el tiempo.
Espero también que llamen a capítulo a Carrillo por aquello de la "justicia"
Besos
Matilde

Shikilla dijo...

Vencidos todos en las guerras fratricidas, estoy de acuerdo. Pero lo de erigirse Garzón en el Justiciero mayor del reino tiene gato encerrado seguro. Habrá en el horizonte algún tesoro escondido que quiera alcanzar.

Traer al presente algo que se intenta superar, que es necesario que se supere, me parece que solamente responde a la megalomanía de Garzón.

Pontos de vista e mais nada dijo...

Una diferencia. Unos pudieron sentir pena de sus seres queridos y otros tuvieron que esperar 40 + 30 para decir algo. Unos lucharon por la libertad y otros por el fascismo